Ibiza es un paraíso natural para los amantes de un buen licor. Las hierbas y plantas crecen silvestres en la isla, y algunas de ellas se destilan en un licor único que ha sido disfrutado por visitantes locales, nacionales e internacionales durante muchos siglos.